LA GRAN INAUGURACIÓN

Hoy ha sido un día lleno de sorpresas para los alumnos de primero. Después de llevar dos meses esperando un regalo prometido, por fin han podido disfrutar su nuevo rincón de clase “EL MUNDO DE LA FANTASÍA”.

Con mucha ilusión he creado para ellos un espacio en el aula que les permita viajar acompañados de nuestro nuevo amigo El Búho Leo por el mundo de la fantasía, la imaginación y la diversión; al que nos permiten acceder los libros cada vez que abrimos uno y nos sumergimos en sus páginas. Este proyecto es algo más que una simple biblioteca de aula, es una nueva motivación (creerme cuando os digo que irradiaba felicidad en la cara de todos al ver el rincón que ha aparecido esta mañana al abrir la puerta del aula), una forma diferente de aprender y de que nos guste un poquito más la lectura.

 

img_0289img_0292

Aquí podéis ver el nuevo espacio que van a poder disfrutar los niños, pero nuestra biblioteca no solo tiene alfombras, cojines y libros, también cuenta con música relajante para que desconectemos un poco de la rutina del aula y disfrutemos más de la tranquilidad que nos aporta la lectura, así como luz propia para crear un ambiente más acogedor.

 

Como ya he dicho, ha sido una sorpresa anunciada desde hace dos meses, así que se merecía una celebración por todo lo alto. Las dos clases se han juntado para ver a la vez lo que estaba sucediendo y, entre todos, la hemos inaugurado cortando la cinta.

img_0308img_0307

El resto del día lo hemos pasado disfrutando a ratitos de la biblioteca, ¡ha sido increíble! y se lo han pasado genial, que es lo importante.

img_0304img_0302img_0299

Pero el proyecto no se acaba aquí, ya hemos hecho muchas otras cosas que os enseñaremos en breve, como el contrato de biblioteca, que hemos firmado con las normas creadas por nosotros mismos o los marcapáginas.

Chicos de primero, solo os pido una cosa, y es que disfrutéis casa segundo que paséis sentados en esas alfombras, pues ya dijimos que ¡DISFRUTAR! era la única norma que era imprescindible cumplir.

Por último, quiero darle las gracias a todos los compañeros, ya sean profes o no (puesto que no debemos olvidar que en el cole hay más personas a parte de los maestros), que me han ayudado y animado, pues sin ellos esto habría sido imposible. Y en especial a Mónica, que me ha dado fuerzas en los momentos de flaqueza y ha dedicado parte de su tiempo a ayudarme con los materiales.